Tag Archives: robots

Tu dispensador…

Tu dispensador de pastillas nuevo será este simpático robot

Existen muchas personas que necesitan una medicación regular para un día normal. Esta medicación no siempre está a la mano y por ello solemos usar dispensadores de pastillas, es decir, almacenamiento para estas y así tomarlas cuando realmente las necesitamos. El problema es que estos dispensadores suelen perderse o suelen ser algo ineficaces a la hora de suministrar la pastilla adecuada.

Ya tenemos la robótica para solucionar este problema. Exacto: existe un dispensador de medicinas robótico y su nombre es “Pillo”. No confundir con la palabra española “pillo”, ya que viene del inglés “Pill” que significa pastilla. Y no, no es simplemente un dispensador con una carita feliz. Va mucho más allá.

“Pillo”, el adorable robot que te dará tus medicinas

Tu dispensador de pastillas nuevo será este simpático robot

Este pequeño robot no es simplemente un dispensador de pastillas convencional. Puedes hablar con él y te hablará mediante la voz. Pillo no sólamente te dará tus medicinas, sino que monitoreará tu rutina y te avisará cuando debes tomar la pastilla correspondiente además de la dosis. ¿Cómo lo consigue? Fácil: el truco está en el reconocimiento facial.

Pillo tiene una cámara que reconocerá la cara del usuario que la use y así podrá dispensar las medicinas adecuadas. Esto es muy importante ya que gracias a este método no habrá equivocaciones y estamos hablando de salud, por lo que cobra más sentido todavía. Pillo reconocerá a la persona en cuestión y administrará la dosis adecuada de la medicina correcta.

Tu dispensador de pastillas nuevo será este simpático robot

La clave está en el dispensador que tiene detrás. Consiste en una rueda de almacenaje de pastillas que se puede remover y están clasificados por días. Se pueden cargar hasta 28 días de pastillas y el mismo Pillo te podrá avisar si un familiar o alguien vinculado a Pillo ha perdido una dosis. En caso de hacerlo, Pillo ofrecerá la posibilidad de realizar una llamada en vídeo grupal para tratar el asunto.

El único “inconveniente” de Pillo es que no es precisamente barato; cuesta alrededor de 499 dólares. Afortunadamente se puede pagar mediante plazos con una suscripción de 39 dólares al mes. Una idea ingeniosa, sencilla y que asegura un tema tan delicado como es el de la salud a nivel familiar. En su página web tendréis mucha más información.

Imagen de portada: Pillo.

La entrada Tu dispensador de pastillas nuevo será este simpático robot aparece primero en Omicrono.

Continue reading Tu dispensador…

El robot capaz…

robot que puede andar boca abajo

Investigadores de la Universidad de Harvard han conseguido crear un pequeño robot que camina como las salamanquesas y otros reptiles, boca abajo. Aún más, gracias a su reducido tamaño, puede meterse en recovecos imposibles para cualquier otro robot.

Pero tal vez lo más sorprendente es para quién ha sido desarrollado: para Rolls-Royce. Aunque normalmente asociemos esta marca con coches de lujo, en realidad su mayor negocio está en los motores para aviones, un sector donde es el segundo mayor fabricante del mundo. Unos motores que son cada vez más complejos, y en los que el más mínimo fallo puede tener consecuencias desastrosas.

El robot que puede andar boca abajo

Por eso, la idea del fabricante británico es aprovechar las nuevas tecnologías para inspeccionar y arreglar sus motores desde dentro. El objetivo es no tener que desmontar un motor sólo para comprobar si le pasa algo; que las comprobaciones rutinarias se puedan hacer con microrobots que entren en el motor y lo revisen de manera autónoma. Para encontrar el mejor diseño, ha contactado con algunos de los mejores equipos de desarrollo. El HAMR-E es el proyecto salido de la Universidad de Harvard para cumplir con ese propósito.

Para este desafío, los investigadores se inspiraron en la naturaleza, concretamente en las salamanquesas y otros reptiles similares. El HAMR-E (Harvard Ambulatory Micro-Robot with Electroadhesion) tiene como gran ventaja sus patas, que como su nombre indica son capaces de pegarse a las superficies a voluntad con “electroadhesión”.

Las patas del robot en realidad son electrodos de cobre, por las que discurre una corriente eléctrica; de esta forma se genera una carga electroestática entre la base del pie y la superficie. Esta carga es lo suficientemente fuerte como para mantener el peso del robot cuando se mantiene boca abajo.

Sólo con activar y desactivar el campo eléctrico es posible levantar la pata y caminar por la superficie; en todo momento siempre hay tres patas en contacto con la superficie, mientras la cuarta se reposiciona para avanzar. Este movimiento se consigue gracias a un diseño especial de las uniones, inspirado en el origami.

Como el robot es del tamaño de un insecto, sería capaz de meterse en conductos como los de un motor. Pero aún tiene trabajo por delante; los investigadores ahora están pensando en cómo compensar el movimiento en caso de que se pierda una pata, para evitar que haya que abrir el motor buscando uno de estos pequeños robots.

La entrada El robot capaz de andar boca abajo como las salamanquesas aparece primero en Omicrono.

Continue reading El robot capaz…

El robot insecto capaz de trepar, saltar y volar

robot-insecto

Se llama SCAMP es un robot tan versátil y ágil como una cucaracha: puede volar, trepar, saltar y moverse por multitud de superficies.

La robótica vive un gran momento y desde la Universidad de Stanford tienen un nuevo prototipo que acaba de ver la luz y que podríamos calificar como un robot insecto, ya que es capaz de imitar los movimientos de una cucaracha.

Puede volar, acoplarse, subir por paredes y deslizarse por todo tipo de terrenos, todo en un mismo robot y con un formato muy curioso. Su nombre, SCAMP, viene de Stanford Climbing and Aerial Maneuvering Platform y combina inteligencia artificial con las habilidades de un drone y las de un robot escalador.

Cheetah, el guepardo robótico más conocido por su velocidad y estabilidad ahora es capaz de saltar en carrera. Reconoce el terreno en tiempo real con LIDAR.

robot insecto 2

Este robot insecto sería perfecto para labores de reconocimiento y rescate

Comenzando por la parte voladora, este robot insecto integra cuatro rotores en la parte superior, como si se tratase de un drone más, sólo que más pequeños ya que el peso a mover es menor. Eso sí, no aguanta mucho tiempo en el aire, principalmente por que el gasto de las baterías es alto y meter más capacidad también implicaría aumentar el peso del conjunto y penalizar al resto de partes.

 

Así, el robot insecto puede volar durante unos metros y lo interesante es que puede hacer la transición a una pared automáticamente. El robot golpea la superficie con la parte delantera y queda fijado gracias a unas patas con espinas que se agarran a cualquier superficie rugosa. Así, va avanzando verticalmente gracias a unas palas de pequeño tamaño y todos los sensores y piezas trabajan conjuntamente.

Si los acelerómetros detectan que pierde estabilidad, los rotores de vuelo se activan para ayudar al empuje. De momento el equipo de Stanford seguirá trabajando en su desarrollo, el objetivo es que pueda adaptarse a todo tipo de entornos y ser más rápido, ya que uno de los usos que tendría sería en las labores de rescate y catástrofes.

Continue reading El robot insecto capaz de trepar, saltar y volar

El nuevo robot de Boston Dynamics nos hace temer todavía más por la humanidad

atlas-robot-boston-dynamics

Vuelven los robots de Boston Dynamics, la nueva generación se llama Atlas Robot y es el más avanzado hasta la fecha.

La gente de Boston Dynamic vuelve a la carga enseñándonos sus últimos avances en robots. En los últimos meses y años, han ido sorprendiéndonos con robots más potentes, capaces e imponentes, aunque también se hacen querer felicitándonos la Navidad.

La compañía, que forma parte de Alphabet (Google) tiene nuevos “juguetes”, se llamas Atlas Robot, pueden mover objetos, son autónomos y dan más miedo que nunca.


El perro robótico de Google se entrena con los Marines de EEUU

El perro robótico de Google se llama Spot y ya está entrenando con el cuerpo de Marines de los EEUU.

El ATLAS robot fue diseñado inicialmente para la competición de robótica de DARPA y se trata de un salto enorme con respecto a  los que habíamos visto hasta ahora. El Atlas se sostiene sobre dos patas robóticas, es algo así como un robot futurista sin cabeza, que da la sensación que en algún momento se va a rebelar contra la humanidad.

Un día se rebelarán

robot de Boston Dynamics

En el vídeo que han publicado, podemos verlo junto al resto de generaciones de robots de Boston Dynamics y se puede apreciar a la perfección cómo han avanzado entre el  AlphaDog, WildCat, BigDog, el anterior Atlas y la nueva generación de este.

El nuevo Atlas es un robot diseñado para operar en interiores y exteriores, es completamente eléctrico y sus mecanismos de movimiento son hidráulicos. Tanto en el cuerpo como en las extremidades tienes sensores que funcionan junto al LIDAR de su cabeza para saber su posición en el entorno, analizarlo, detectar objetos y obstáculos.

Ver vídeo

Tiene una altura de 1.75 metros y pesa unos 82 kilogramos, lo que supone una gran evolución con respecto al anterior. La dieta le ha sentado bien, porque el primer atlas media 1.90m y pesaba casi 160 kilos.

Al igual que ocurría con los robots tipo “Dog” (lo que van a cuatro patas), el Atlas es capaz de mantener el equilibrio incluso cuando se trata desestabilizar a base de empujones, pero en caso de tirarlo al suelo, puede volver a recuperar la verticalidad en segundos. Un día se cansará de tantos golpes y jugarretas e irá a por el que se las hace. Al tiempo.


Un algoritmo para salvar a los robots de las caídas

Están desarrollando un algoritmo para salvar a los robots de las caídas, porque saber caerse también es importante.

La entrada El nuevo robot de Boston Dynamics nos hace temer todavía más por la humanidad aparece primero en Omicrono.

Continue reading El nuevo robot de Boston Dynamics nos hace temer todavía más por la humanidad

El exoesqueleto asequible que permite andar a parapléjicos durante cuatro horas seguidas

Cada vez queda menos para que la tecnología de exoesqueletos sea tan barata como para que cualquiera pueda aprovecharse de ella, como demuestra este exoesqueleto asequible de SuitX.

Aunque cuando pensamos en exoesqueletos nos imaginamos poder levantar grandes pesos sin esfuerzo, o conseguir logros que serían imposibles para nuestro cuerpo humano, hay un sector de la población a la que les vendría muy bien para algo tan básico como andar.

Estoy hablando, por supuesto, de discapacitados que han perdido, o nunca tuvieron, el uso de sus piernas y que están limitados por su silla de ruedas; sin embargo, los exoesqueletos son una tecnología puntera, y por lo tanto, muy cara, imposible de costear para una persona normal, con precios que rondan sobre los 100.000 dólares.

exoesqueleto asequible

Estos avances no sirven de nada si no pueden disfrutarlos las personas que más se beneficiarían de ellos, y afortunadamente parece que poco a poco vamos viendo un cambio en la buena dirección. SuitX es un buen ejemplo, una compañía nacida a partir de ingenieros de la Universidad de California y el Laboratorio de Ingeniería Humana de Berkeley.

El Phoenix es su primer producto, un nombre apropiado porque permitirá a muchas personas volver a caminar (lo de volar lo dejamos para otra época), y se caracteriza por dos cosas: primero, es lo suficientemente completo, ligero y capaz como para tenerlo en cuenta, aunque no sea el mejor en ninguno de sus campos. Y segundo, cuesta sólo 40.000 dólares.

suitx 3

Sí, 40 de los grandes es mucho, pero es poco comparado con lo que había hasta ahora. Sobre todo teniendo en cuenta que las posibilidades del Phoenix. Con un peso de 12 kilogramos, está compuesto de dos motores a la altura de la cadera y una mochila en la que se guarda la batería. El diseño de la estructura de fibra de carbono que sostiene las piernas es modular, por lo que puede adaptarse a cualquier persona sin importar su altura, o si sólo necesita apoyo adicional en una pierna.

Una vez instalado, el usuario puede activar el sistema y controlarlo con los botones integrados en un par de muletas. A partir de ahí, el exoesqueleto hará el trabajo para mover las piernas con una eficiencia notable: es capaz de alcanzar una velocidad de 1,7 kilómetros por hora, y la batería de la mochila dura hasta cuatro horas seguidas andando, y ocho horas de movimiento intermitente.

Este es sólo uno de los muchos exoesqueletos que están desarrollándose con este objetivo, pero para que realmente se popularicen, antes tendrán que resolver varios problemas. Por ejemplo, el mantenimiento, que en el caso del Phoenix tiene que ser llevado a cabo por los propios empleados de SuitX. Además, no está claro que el futuro sea el uso de baterías en mochilas.