Tag Archives: reviews

Análisis HP…

El sector gaming ha sido la única fuente de alegrías del mercado de ordenadores personales en la última década. Es duro, pero es así. Incluso aunque no uses el ordenador para jugar, es gracias a los jugadores que ahora disfrutas de productos que, de otra forma, nunca hubieran recibido el visto bueno en la producción.

Productos que apuestan, de manera decidida y sin contemplaciones, por una experiencia más avanzada; por un estilo visual más extremo, y por una calidad a la altura. Un sector que está en una carrera continua, en la que la estrella de un mes es el farolillo del siguiente. En el que las medias tintas se pagan como en ningún otro sitio.

Es por eso que, después de años de evolución, vemos productos gaming cada vez más extremos; que abrazan el estilo como una filosofía de vida, como su misma razón de ser. Atrás quedaron los tiempos de productos gaming que podíamos usar a diario para otras tareas; el sector se ha especializado y no parece que haya vuelta atrás.

HP Omen 27, monitor que lo apuesta todo por el gaming

El HP Omen 27 es un buen ejemplo de esta evolución. Puede que tradicionalmente el nombre HP se haya asociado con ordenadores de oficina y para trabajo; pero con la marca Omen, la compañía apela directamente a los jugadores, sin excusas. Es algo que notamos al instante en cuanto nos llegó la unidad de prueba de este monitor.

El Omen 27 es, como su nombre indica, un monitor gaming de 27 pulgadas (aunque por el tamaño y el estilo de la caja, te podría parecer que es de 40). Uno que apuesta claramente por un nicho, y eso trae consigo consecuencias muy buenas, y otras no tanto; todo depende de si perteneces a ese nicho. Pero no adelantemos acontecimientos.

Características del HP Omen 27

  • Tamaño – 27 pulgadas.
  • Resolución – 2560 x 1440 píxeles.
  • Relación de aspecto – 16:9
  • Tecnología del panel – TN.
  • Profundidad de color – 8 bits (6 bits + FRC).
  • Brillo – 350 cd/m2.
  • Contraste estático – 1000:1
  • Contraste dinámico – 10000000:1
  • Espacio de color sRGB – 94%.
  • Tiempo de respuesta – 1 ms.
  • Frecuencia de respuesta – hasta 165 Hz.
  • Tecnología de sincronización – G-Sync.
  • Protección de contenido – HDCP
  • Puertos
    • HDMI 1.4 – 1
    • DisplayPort 1.2 – 1
    • Jack de 3.5 mm. – 1
    • 3 USB 3.0 (uno de entrada).

Materiales y diseño de una calidad sorprendente

Lo primero que llama la atención del Omen 27 es, sin duda alguna, la calidad de sus materiales. En ningún momento parece que estemos ante un producto barato, y la cantidad de pequeños detalles que tiene el diseño demuestra un cariño especial. No es el típico monitor, eso es evidente desde el principio.

La base es pesada y de metal, lo que permite que el monitor nunca se mueva ni tiemble, sin importar que movamos la mesa o que tecleemos con fuerza. Ideal para esas partidas que sacan lo peor de nosotros.La base también tiene añadidos como un espacio para colgar los auriculares, o para pasar los cables.

Pese a esta sensación de robustez, el diseño está muy trabajado; en la trasera, un entramado sólo es roto por la palabra “Omen” y el símbolo que representa a la marca, en rojo brillante. Es un monitor que no tiene ningún miedo de declarar al mundo lo que es.

Esta declaración de intenciones continúa en la misma base, donde volvemos a encontrar el símbolo, pero puede que te extrañe que esté en negro; hasta que enciendes el monitor, y ves que una luz roja sale de la parte inferior del monitor iluminando el símbolo de Omen que está en la base. Un detalle de esos que impresionan, y que refleja muy bien la filosofía de diseño que HP ha adoptado con este monitor.

2K y 144 Hz, el equilibro perfecto para gaming

A la hora de comprar un monitor, probablemente la primera elección que tendrás que tomar estará relacionada con la resolución. Desde 1080p a 4K, la variedad es grande, sobre todo porque normalmente la velocidad de refresco está directamente relacionada con la resolución; a más resolución, más difícil es encontrar un monitor con una alta frecuencia de refresco.

Por una parte, queremos suficiente resolución como para que no parezca que estamos jugando a una consola de la generación pasada; pero por otra, queremos una alta frecuencia de refresco para conseguir una imagen más fluida y unos tiempos de respuesta más bajos. Los jugadores suelen preferir lo segundo; si buscamos un monitor con una resolución baja, como 1080p, es más probable que encontremos modelos de 240 Hz.

Sin embargo, la elección de HP me parece la más apropiada para un monitor de 27 pulgadas: resolución 2K y refresco de 144 Hz por defecto. Personalmente, es el equilibrio justo para conseguir un salto en la calidad de imagen y en la calidad del juego; sobre todo si venimos de un monitor 1080p a 60 Hz, la diferencia será notable.

Más aún, a menos que te hayas gastado un dineral en tu ordenador, lo más probable es que tu gráfica sólo sea capaz de ejecutar juegos modernos de manera fluida con esa combinación de 2K y 144 Hz.

165 Hz, ¿merece la pena el salto?

Pero por supuesto, eso no es todo. El HP Omen 27 tiene un as en la manga: un modo “Overdrive” que permite subir la frecuencia a 165 Hz. De hecho, esa es la velocidad promocionada en tiendas y el marketing del monitor; sin embargo, hay que aclarar que cuando enciendas el monitor, por defecto se mostrará a 144 Hz.

Si quieres los 165 Hz, tendrás que navegar por los menús del monitor y activarlo manualmente. Al hacerlo, también reducirás los tiempos de respuesta hasta el milisegundo que promociona HP. Sin embargo, no está tan claro que quieras activarlo.

Sí, “Overdrive” es el modo que realmente saca a relucir lo mejor del monitor; pero siendo sinceros, es poco probable que te des cuenta. La diferencia entre 144 Hz y 165 Hz es demasiado pequeña como para notarla en partidas normales; en números, es sólo una diferencia de menos del 15%, mientras que el salto de 60 Hz a 144 Hz es del 140%. A la hora de la verdad, no hemos notado el salto, o ha sido demasiado pequeño como para convencernos.

Donde sí notamos más mejora es en los tiempos de respuesta, donde el Omen 27 se acerca más al deseado milisegundo; en este caso sí que puede suponer una gran diferencia, sobre todo en juegos online, donde la velocidad de tus reacciones es vital. En esos juegos, quieres que tus movimientos se traduzcan al momento en movimientos en tu juego; y el Omen 27 garantiza esto con creces. Sin embargo, es algo que no notarás tanto en otros juegos más calmados o que no tengan un componente online.

Overdrive, un overclock “oficial”

Y es aquí donde nos preguntamos si este modo Overdrive realmente merece la pena. Porque detrás de ese nombre, en realidad lo que estamos haciendo es “overclockear” el monitor; es decir estamos forzándolo a funcionar a una frecuencia superior a la habitual. La única diferencia es que este modo nos permite hacer overclock de manera “oficial”.

Que sea oficial no significa que no tenga sus peligros; cuando lo activamos, veremos un mensaje de advertencia, por ejemplo. Esto despierta serias dudas sobre la fiabilidad del monitor a largo plazo si abusamos del Overdrive.

Personalmente, recomendaría usarlo sólo cuando realmente lo vayamos a necesitar, en juegos online que requieran ese “algo más”; pero por lo demás, con la configuración básica tienes más que suficiente en la mayoría de los juegos.

Rendimiento a la altura y compatibilidad con G-Sync

Y eso nos lleva al otro punto fuerte del Omen 27: que realmente no necesita “Overdrive” ni nada de eso para conseguir un rendimiento excepcional. Si vienes de un monitor “normal”, inmediatamente notarás la diferencia, en cuanto ejecutes el primer juego.

Si tienes el equipo adecuado, jugar a 144 frames por segundo es una experiencia muy superior; lamentablemente, también es el tipo de cosa que tienes que ver por ti mismo. Es algo que no se puede explicar con palabras, y sólo con la experiencia propia se puede descubrir. La fluidez añadida añade una dimensión más a tus juegos. Y el tiempo de respuesta tan corto hace que cualquier acción se traduzca perfectamente al vídeo.

Si tienes una tarjeta gráfica de Nvidia, la compatibilidad con G-Sync es un gran punto a favor. Esta tecnología sincroniza los frames que salen de la tarjeta gráfica con la tasa de refresco del monitor, para eliminar problemas como la pantalla partida. Una vez activado, funciona de fábula.

Los monitores con G-Sync son raros, exceptuando en la gama alta. Eso es porque esta tecnología requiere un chip licenciado por Nvidia, lo que aumenta los costes; por eso es de agradecer esta inclusión en el Omen 27. En cambio, si tienes una gráfica Radeon esto no te sirve de mucho, ya que no es compatible con Freesync, la alternativa gratuita de AMD.

Productividad y colores, puntos muy flacos

Ha quedado claro que el HP Omen 27 es un monitor gaming puro. Pero la verdad es que la mayoría de la gente hace más cosas con el ordenador aparte de jugar. Solemos navegar por la web, ver vídeos, trabajar y mucho más; y es en esas circunstancias que el Omen 27 flaquea.

El panel de este monitor usa tecnología TN, que es la mejor para conseguir altas frecuencias de refresco y bajos tiempos de respuesta; pero en el resto de apartados está muy por detrás de los paneles IPS y VA.

En cuestión de color, por ejemplo, el Omen 27 tiene carencias inexcusables para el usuario medio; por el mismo precio puedes conseguir monitores con colores más vibrantes y precisos, que superan ampliamente el espacio de color sRGB, que el Omen 27 ni siquiera es capaz de cubrir completamente.

Esto se traduce en imágenes sin ningún impacto. Las películas parecen haber sido grabadas con una cámara de baja calidad, e incluso algunos videojuegos más artísticos o con colores más brillantes sufren demasiado. Esta es una carencia de base, y por mucho que te pelees con la configuración del monitor, nunca conseguirás un equilibrio aceptable.

De la misma manera, la resolución 2K es suficiente para jugar; pero si vas a usar el monitor para trabajar, por ejemplo, puede ser insuficiente. En ese caso, sí que recomendaríamos el salto al 4K y disfrutar de la mejora en la nitidez.

Unos menús infernales

Antes he dicho que te pelearás con la configuración del monitor, y con buenos motivos. El Omen 27 tiene uno de los peores menús de configuración que he tenido la desgracia de probar, empezando por los propios controles.

En el Omen 27, HP ha tomado la decisión de ocultar los controles en la trasera del monitor. Eso es relativamente común, pero lo que no lo es tanto es que sea imposible encontrarlos; no tienen relieve alguno y están integrados en la carcasa.

Así que el proceso de configurar el monitor implica pasar la mano por la parte trasera, buscando desesperadamente algo que se parezca a un botón por el tacto. Ahora que has encontrado el botón, te das cuenta de que no tienes ni idea de qué es lo que hace; todos los botones son idénticos.

La única manera de saber qué hace un botón es pulsarlo, y que aparezca el menú con lo que has cambiado. Entonces puedes deducir la posición del resto de botones. E incluso entonces es muy fácil pulsar el botón equivocado y cambiar lo que no querías o salir del menú antes de tiempo. No estaría dedicando tantos párrafos explicando este problema, si no hubiera perdido tanto tiempo de mi vida pulsando botones a ciegas como un loco.

Un monitor que se centra en lo que sabe hacer, nada más

El HP Omen 27 es un gran monitor gaming, uno que cubrirá perfectamente tus necesidades como jugador. En ese sentido, pocas pegas le podemos poner. HP ha apostado claramente por un tipo de producto concreto, y el resultado es de calidad. Sin embargo, para llegar a esa calidad, ha tenido que tomar decisiones y realizar varios sacrificios que no gustarán al usuario medio.

Si usas tu ordenador para algo más que para jugar, el Omen 27 tiene demasiadas carencias como para ser recomendable como monitor principal; aunque puede tener mucho sentido como monitor secundario.

Pero no puedo decir que esto sea una pena. Creo que sería hipócrita de mi parte desear que HP se hubiese centrado más en otras áreas, porque entonces no estaríamos hablando del Omen 27; sino de otro monitor diferente, como el Envy 27 de la misma marca, por ejemplo.

El HP Omen 27 es un monitor gaming que no tiene vergüenza de demostrar que lo es. Y solo por eso, debería tener un hueco en el mercado.

HP Omen 27 en Amazon

La entrada Análisis HP Omen 27: monitor gaming que apuesta todo por mejorar nuestras partidas aparece primero en Omicrono.

Continue reading Análisis HP…

Análisis del…

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

Hoy toca análisis de un producto que nos cogió por sorpresa a muchos que estamos pendientes del mundo de los asistentes virtuales: el Amazon Echo Sub. Pertenece a la familia de altavoces inteligentes de Amazon, pero tiene una sutil diferencia respecto a los demás: este no es un altavoz inteligente, sino un subwoofer inteligente.

Este análisis será un poco diferente a los de los Amazon Echo ajenos, ya que este Echo Sub viene a ser el complemento ideal para estos, y una gran apuesta para los más entregados que quieran un sistema completo de sonido en sus casas. Vamos allá.

Compra tu Amazon Echo Sub en Amazon

Este Echo Sub es un monstruo: 100 W de potencia y 5 kilos de peso

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

Estamos hablando de un altavoz que en estética no gana demasiado frente a sus hermanos menores. De hecho, es “peor” en este apartado, ya que por ejemplo los Echo Dot y los Echo Plus tienen bandas LED, y además, son muchísimo más manejables y ocupan mucho menos espacio. Este Echo Sub mide 202 milímetgros de alto, 210 de ancho y pesa unos 4.2 kilos. Pero no es para menos, ya que su potencia es sin duda su mayor baza y el motivo de compra para los mayores amantes del sonido. También tenemos Wifi de doble banda wifi compatible con redes 802.11a/b/g/n (2,4 y 5 GHz). No es compatible con redes wifi ad hoc (peer-to-peer).

Sobre el papel, las espcificaciones nos hablan de un botón de Acción del que más tarde os hablaremos, el conector de alimentación y una malla de tela. Además, un soporte para el subwoofer hecho de plástico lo mantiene recto en su sitio. Dentro tenemos un cono de 15 cm, un woofer de 152 mm orientado hacia abajo que nos da una amplificación de clase D y una potencia de unos 100 W. La extensión de los graves es de 30 Hz.

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

El diseño nos ha gustado mucho ya que es sobrio pero elegante. Queda genial en un salón, al lado de los muebles junto a los Echo y que da incluso un toque decorativo a la estancia que marca la diferencia. Es discreto pero no pasa inadvertido a la vez: si te fijas en él lo verás pero si no, ni te darás cuenta de que existe.

Es importante recalcar que este Echo Sub no puede ir solo; necesita de un Amazon Echo, cuál sea, para funcionar. Este dispositivo puede venir solo, pero puede venir en packs con 2 Amazon Echo normales y con 2 Amazon Echo Plus, pensados para aportar una mayor calidad de sonido final. Este es el pack más idóneo debido a que este aparato está ideado para formar un equipo de sonido 2.1 estéreo inteligente.

Amazon Echo Sub con 2 Amazon Echo

Amazon Echo Sub con 2 Amazon Echo Plus

Aunque no tenga Alexa incorporado por sí mismo, se conecta al Echo y proporciona los bajos necesarios para la reproducción de sonido que se haya realizado en los Amazon Echo normales. Por ello, es ideal que se usen servicios de música como Spotify, YouTube Music o Google Play Music para reproducir nuestras canciones favoritas.

¿Qué tal suena el Amazon Echo Sub?

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

No haremos un análisis específico de qué puede hacer este subwoofer en cuanto a funciones inteligentes, ya que de eso se encarga el o los Echo que tenga asociados. Este aparato sirve casi única y exclusivamente para los graves y para mejorar considerablemente la calidad del sonido que emite el Echo.

Nos ha gustado mucho la sencillez de instalación. Lo pones en el suelo, lo enchufas y el Echo con la app de Alexa automáticamente lo reconoce y lo configura. Entonces, todo sonido que reproduzcas a través de los Echo, ya sea por la app de Alexa o por el jack de audio conectado al Echo se reproducirá en estéreo por el Echo y por el Echo Sub.

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

La calidad de los graves de este Amazon Echo Sub es increíble. Hemos puesto música tanto rica en bajos como escueta, y este Echo Sub los ha transmitido de forma muy poderosa y muy fiel a la realidad. No exacerba los bajos como hacen otros subwoofers, y da todos los matices del sonido de una tacada, sin ningún tipo de engaño.

Lo que más sorprende de este Echo Sub es su potencia: 100 W que dan para mucho. Para que os hagáis una idea: tanto la app de Alexa como los propios Echo tienen sistemas de volumen para regular, igual que los Home. No hemos podido subir este Echo Sub a más del tercer nivel, ya que literalmente retumbaba la estancia.

Análisis del Amazon Echo Dot en El Androide Libre

En el mismo momento en el que hemos puesto más volumen, ha habido cosas que se han caído de mi escritorio. El panel de cristal de mi PC vibraba, mi monitor también ha dado un par de bailes y notábamos la presión de cada bajo en nuestro cuerpo, incluso estando alejados de él. No nos hemos atrevido a ponerlo a máxima potencia, ya que como os decimos, los niveles iniciales han bastado para dejarnos con la boca abierta.

En cuanto al botón de abajo, el que está sobre la fuente de alimentación, tiene 2 usos: llamar a Alexa en el Echo asociado y restablecimiento del Echo. Un botón que si bien era necesario no es muy útil, ya que pocas veces tendremos que accionarlo gracias al Echo asociado que también lo tiene.

Un producto genial… si lo enlazas al Echo adecuado

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

Nuestras pruebas han sido con un Amazon Echo Dot. El resumen final de este producto es que el Amazon Echo Sub es una alternativa con un precio razonable que con los Echo adecuados puede crear un sistema de sonido 2.1 estéreo muy decente, además de aderezado con la genial aportación de Alexa al plantel. Pero incidimos en lo de elegir el Echo adecaudo.

Como podréis imaginar, el Amazon Echo Dot aunque tenga una potencia de sonido decente no está pensado para escuchar música, sino para ser la versión más asequible y simple de las posibilidades de Alexa como asistente. Esto implica que tanto el Echo Spot como el Echo Dot no son buenas combinaciones con este Echo Sub, ya que notaréis infinitamente más el Echo Sub antes que al Echo normal, y tener un subwoofer para un asistente simple no tiene sentido.

Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa

En caso de que tengáis 1 o 2 Echo Plus o Echo estándares y queráis una mayor calidad de sonido, os recomendamos encarecidamente este Echo Sub. Volvemos a recordaros que este altavoz está pensado para bajos y frecuencias bajas, por lo que no es para aquellos que crean que es un altavoz estándar. Pero para un salón, combinando varios Echo supone una compra increíble, ya que mejorará enormemente la percepción de la música que escojamos.

Podéis encontrar en Amazon, en los enlaces superiores, el Echo Sub a un precio de poco más de 100 euros. Quizás no es un precio excesivamente reducido, pero sus mejores alternativas son el Google Home Max, el cuál no se puede comprar en nuestro país y tiene un coste que lo cuadriplica. Si eres fan de Alexa y quieres aumentar más el potencial del sonido que te puede proporcionar, cómpratelo; no te vas a arrepentir en absoluto.

La entrada Análisis del Amazon Echo Sub: tu música con los mejores bajos junto a Alexa aparece primero en Omicrono.

Continue reading Análisis del…